Científicos identifican las células que representan los sentimientos de aislamiento y soledad

Brain-image1

Los seres humanos por naturaleza necesitamos tener contacto con las demás personas, el estar privados de relacionamiento humano nos puede llevar a un resquebrajamiento de la salud, ya que debilita el sistema inmunológico, llevándonos incluso a padecer enfermedades crónicas y por consiguiente un claro aumento de la mortalidad. Las personas mayores que viven solas suelen deprimirse, ese motivo los lleva a enfermarse con mayor frecuencia, pero esto no es algo que afecta sólo a las personas mayores, sino a todos los seres humanos.

Especialmente para este tipo de personas es recomendable la visita a Mummys Gold donde encontrarán cientos de personas que se encuentran en su misma situación y que dedican parte de su tiempo a buscar entretenimiento acompañado por otras personas, mientras apuestan a la oportunidad de ganar una pequeña o gran fortuna.

Unos neurocientíficos del MIT identificaron una región del cerebro que identifica estos sentimientos de soledad, es básicamente un grupo de células que se encuentran en la parte posterior del cerebro, en un área llamada núcleo dorsal del rafe (DRN), básicamente llegaron a este estudio por casualidad, ya que ellos estaban desarrollando una investigación soBrain-image1bre el impacto de la droga en esta zona del cerebro, pero en medio de la investigación detectaron que la misma tenía un efecto claro sobre nuestra respuesta al aislamiento y a la soledad, siendo esta la primera vez que se estudia esa área del cerebro con el objetivo de detectar la influencia de estas células sobre estos particulares sentimientos.

El experimento consistió básicamente en lo siguiente: Cuando los ratones viven juntos, las células no son muy activas, pero cuando se aíslan el DRN se fortalece. Es normal que cuando un ratón está en aislamiento y luego se libera, se anime al poder tener contacto con otros ratones, pero si suprimimos estas células mediante un láser, el ratón no sentirá la misma emoción al reunirse con otros de su misma especie.

Esto supone una nueva interrogante, antes se pensaba que las personas prefieren más o menos el contacto social por la experiencia o el ambiente en que se desarrollaron, pero ahora esto podría ser ya parte del individuo.