El futuro de la exploración espacial

The Solar System

Durante la segunda mitad del siglo pasado, las dos mayores potencias del mundo, es decir los Estados Unidos y la Union Soviética, se lanzaron sin miramientos a lo que se denominó la “carrera espacial”. Ambos países se dedicaron a competir por la supremacía en lo concerniente a la exploración del espacio. En el lapso de apenas tres décadas, esta carrera supuso la mayor cantidad de hitos en la conquista del espacio de toda la historia, desde el primer satélite artificial hasta la llegada a la Luna.

Sin embargo, junto con la desaparición del bloque soviético y el final de la Guerra Fría, estos avances en materia de exploración espacial se desaceleraron notablemente.
¿Es necesario que exista una competencia entre naciones rivales para que la humanidad siga aventurándose a conocer el Cosmos?

Aparentemente, esto ya no es necesario. Luego del final de la carrera espacial, hoy en día parece haber un renacimiento en materia de investigación y exploración del universo que rodea al planeta Tierra. La investigación actual se centra, sobre todo, en las regiones más cercanas. El Sistema Solar sigue dando sorpresas, con la posible existencia de un noveno planeta, además de avances en la investigación del Cinturón de Asteroides, los cometas, y los satélites de los planetas vecinos.

Además del conocimiento del Sistema Solar, existen grandes avances en la investigación de los confines del universo. El telescopio Hubble y los diferentes radiotelescopios terrestres están haciendo enormes progresos en materia de vida extraterrestre y el origen del Cosmos, entre muchos otros temas.

Hoy en día se han lanzado a la investigación espacial varias naciones que se vieron relegadas durante la Guerra Fría. Además de la Agencia Espacial Europea, hoy tienen cada vez más protagonismo la Administración Nacional Espacial China, la Agencia India de Investigación Espacial, y JAXA, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial.

Estas agencias y muchas otras, incluyendo algunas privadas, están mostrando el futuro de la exploración espacial, cada vez más lejos de la carrera espacial que vivió la humanidad durante el siglo XX.