Temas ambientales en Chile

Santiago, la capital de Chile, es una de las ciudades más contaminadas de Latinoamérica, llevándola en el año 2015 a declarar varias pre-emergencias ambientales, donde se limitó la circulación de vehículos y el funcionamiento de las industrias. Esto terminó creando alarma en la población preocupada por su salud, debido a la baja calidad del aire que respiraban. Es importante destacar que esto no sólo afecta a la población, sino también al ecosistema del país, cada vez más frágil por estos problemas ambientales.

El gobierno de Chile realizó una encuesta a la población para consultar cuáles consideraban ellos que eran los agentes más contaminantes del país, quedando en los tres primeros lugares, ordenados por prioridad: el aire, la basura y el ruido. La contaminación del aire esta prindownload (19)cipalmente impulsada por los gases contaminantes emitidos por los vehículos, la industria y el uso de la leña, tanto así que la población no tienen ningún rechazo a las restricciones que se han generado en este sentido.

En el caso de la basura y el ruido, nos enfrentamos a una falta de cultura ambiental en la población, la cual, si bien acepta el problema, no está poniendo su mayor aporte para solucionarlo. En la misma encuesta, la mayoría de las personas indicaron que reciclaban, siendo esta una tendencia en los más jóvenes. La recolección de basura es un problema también a considerar y se debería implementar una aplicación más fuerte de los controles sobre emisión de ruido.

Las medidas tomadas tanto proactivas como reactivas no han sido suficientes para solucionar los problemas ambientales de Chile, así como tampoco la obligación del cumplimiento de las leyes a las industrias, asimismo es importante trabajar en crear una cultura ecológica en la población, pues cuidar la naturaleza es tarea de todos. Se requiere preparar un programa de saneamiento ambiental diseñado por expertos, una inversión importante de dinero será necesaria, pero el resultado debe ser cuantificado de forma positiva para confirmar que estamos en el camino correcto.