Un charlatán va a la cárcel, pero no es suficiente

Der Millionärs-Sohn Nathan Leopold im Zuchthaus Sing-Sing!
Der jetzt 25 jährige Millionärs-Sohn Nathan Leopold, welcher vor 5 Jahren seinen 14 jährigen Spielkameraden Robert Frank ermordete, kämpft um seine Begnadigung. Die seinerzeit beantragte Todesstrafe wurde in lebenslängliches Zuchthaus umgewandelt.

Aunque el sistema judicial de los Estados Unidos es considerado uno de los mejores, algunas veces puede ser muy lento y con algunas brechas que permiten que un charlatán que se hace pasar por médico vaya a la cárcel pero no por el tiempo que realmente se merece, son esas cosas las que realmente me molestan, al menos me contenta no ser la única, otros blogueros se han pronunciado por este caso.

Muchos científicos se han desvivido por estudiar el cáncer, creando fármacos y tratamientos que en algunos casos han salvado vidas y en otros han logrado alargar el tiempo de otros pacientes, aún queda mucho por avanzar para poder ganar la lucha contra esta enfermedad que ha repuntado en los últimos tiempos. Ellos se merecen nuestro respeto, por eso cuando llega un hombre como Robert O. Young que se hace pasar por médico ofreciendo una cura milagrosa a los pacientes con cáncer, no deja de ser realmente desagradable.

Fue llevado a la corte dos veces seguidas, pero aun continúa ofreciendo lo que él llama medicina alternativa a sus clientes, su teoría se basa en lo que Young llama una dieta alcalina, conocidos en las redes por la doctrina de que el cáncer se cura con limón y bicarbonato de sodio, él alega que la salud depende como punto principal de la cantidad adecuada de acidez en el cuerpo humano, indicando que un ambiente ácido causa cáncer y obesidad, entre otras enfermedades.

  • En el año 1995 fue acusado de ejercer la medicina sin licencia, fue liberado en poco tiempo ya que se declaró culpable para rebajar la pena, además alegó que él nunca confirmó que fuera médico.
  • En el 2001 fue detenido de nuevo porque un paciente con cáncer lo denunció por instarlo a abandonar su tratamiento de quimioterapia, el que recibía como recomendación de un médico que sí estaba graduado en la universidad. Fue liberado de nuevo alegando acoso.